Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

domingo, 3 de enero de 2010

Cápsulas

Por: Álvaro Arvelo hijo Email: informacion@elnacional.com 28 Diciembre 2009 La noche histórica del 14 al 15 de abril de 1912 el barco más famoso de la historia naval chocó con un iceberg y comenzó a hundirse. Era el celebérrimo “Titanic”. Esa nave de triste destino, que era inglesa pero había sido construida en los astilleros irlandeses, fue bautizada como “el barco que no puede hundirse”. Ironía de la vida. El “Titanic” salió de Inglaterra para dirigirse a los Estados Unidos, con miles de pasajeros que iban desde millonarios a pobres, pasando por la clase media. Los ricos disfrutaban en el “Titanic” de lo que hoy es un hotel de los llamados de quinta categoría, y poesía un confort que solo lo igualaría más tarde el famoso “Norway”. Se calcula que tras el hundimiento, que tomó varias horas, la cifra de muertos estaba por encima de los 1.500, pero las labores de rescate de gente valiente y los botes permitieron que sobrevivieran más de mil seres humanos. La fama del “Titanic”, si bien comenzó de inmediato, dada la magnitud de la tragedia, se popularizó cuando el célebre director Jean Negulesco hizo una película homónima, aunque en varios países, incluyen la República Dominicana, fue titulada “…y el mar los devoró”. Recuerdo haber visto en dicha cinta a figuras notables del Séptimo Arte, al estilo de Bárbara Stanwyck y Clifton Webb. Era 1953. Pero la mayor promoción llegó cuando el brillante realizador James Cameron hizo una nueva versión, esta vez protagonizada, entre otros, por dos de las figuras más taquilleras de la historia del cine: Leonardo Di Caprio y Kate Winslet. El propio James Cameron llevó a cabo una intrépida, valiente y costosísima operación para rescatar la nave, lo que logró hace algunos años, en una de las proezas náuticas más asombrosas de todos los tiempos. En el “Titanic” de aquella jornada que comenzó el 14 y terminó el 15 de aquel 1912 se encontraba una niña de 2 meses llamada Milvina Dean, que se salvó junto a la madre mientras el padre moría en el hundimiento. La favoreció, para los cabalísticos, el número 13 del bote que la salvó. Y también el buque de rescate llamado “Carpathia”. En Southamton, Inglaterra, acaba de morir Milvina Dean, la última sobreviviente de aquella noche fatal y de aquel hundimiento terrible. Tenía 97 años de edad.

Archivos del blog

Se ha producido un error en este gadget.

Saludo


La idea de iniciar una página en internet tiene muchas razones, entre ellas, la cantidad de temas que se pueden tratar, el espacio de que se dispone para escribir y publicar (sin cortes) ....Y por supuesto, la interacción con otros "patrulleros"

Creemos que este medio es la forma de comunicación que más rápido llega a los lectores dándoles la oportunidad de aprender, interactuar y participar.

Las noticias, por ejemplo, se actualizan en la web antes de que los medios escritos las publiquen, sin querer empequeñecer el alto valor de la prensa escrita.

Patrullar, es recorrer, vigilar, rondar, andar…así que esto es lo que verán aquí… artículos y comentarios sobre gastronomía, turismo, arte, eventos, cultura, música, folclor que surjan de nuestro andar por las calles de cualquier pueblo, ciudad o lugar del mundo.

No estamos comprometidos con nadie, sino con nuestra trayectoria, conocida por algunos y desconocida por muchos, por lo que nuestras opiniones y artículos no obedecen a criterio alguno que no sea el del autor.

Les pedimos a quienes nos visiten que realicen su "patrullaje" con responsabilidad, respeto y sin ofender la moral y dignidad de otros. Estamos abiertos a sus comentarios siempre que sigan estas normas.

Todo lo que se deje en este blog, será revisado, por lo que nos reservamos el derecho de publicarlo o no.

Esperamos sus visitas y los comentarios de las cosas que encuentren cuando anden “patrullando”…


Patrullemos

Patrullera

Mi foto
Santo Domingo, Santo Domingo, Dominican Republic